13 de julio de 1980

Joop Zoetemelk velodromo

Decían, repetían que Joop Zoetemelk no iba a ganar nunca el Tour, siempre delante, siempre entre los mejores, pero nunca en el primer peldaño. La sombra de Poupou era alargada… el eterno segundón le decían.

El mejor ciclista holandés de la historia Joop Zoetemelk fue uno de los competidores más singulares de la historia cuyos problemas personales, que rara vez han transcendido, le empujaron a que el ciclismo fuera su válvula de escape, quizá por ello fuera tan longevo.

La edición de 1980 del Tour le estaba siendo, después de muchos puestos de honor, por fin proclive. Lideraba la general antes de la primera jornada alpina que aterrizaba en Pra Loup, el sitio que se había hecho famoso por la caída de Eddy Merckx en manos de Thévenet, años antes. Sin Hinault y sin italianos, las cosas rodaban bien para Zoetemelk, quien en Pra Loup sufre un accidente al caerse tirado por su compañero Van de Velde, dando alas a los detractores del ciclista neerlandés.

Nunca ganará el Tour” sondeaban los medios, cuando Zoetemelk, como embebido, empieza a remontar los rivales que quedaron por delante. Kuiper cede y Agostinho, curiosamente, también se cae. El viejo Joop salvaba su peor escollo hacia el Tour que acabaría ganando a las puertas de los 34 años.

Imagen tomada de DVHN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *