La historia de Tim Don y Endura

Endura lanza “The Don” para ayudar al triatleta en su recuperación

 

Tim Don no es un nombre ajeno entre los fanáticos de Kona. Endura lo sabe.

Hace menos de un año, Tim, británico de nacimiento, marcaba un tiempo excepcional en el triatlón de Florianopolis, Brasil, clavando el crono en siete horas cuarenta minutos.

Su excepcional marca le situó en la vanguardia de favoritos para ganar la carrera de las carreras, el campeonato del Mundo de Ironman en Kona, la meca de los amantes de las gestas imposibles.

Pero tres días antes, a Tim Don le arroyó un coche. Una desgracia personal, azuzada por la dimensión de su persona que dejó la competición sin uno de sus nombres más importantes.

Una desgracia personal con mayúsculas que quita el aliento, se partió su cuello en el accidente. Le hicieron falta doce semanas de sujeción completa para recuperarse.

La determinación de Jim para volver a la competición es una de las muchas cualidades que le diferencian del resto, en un deporte repleto de atletas de increíble tenacidad como es el triatlón. Un cuello roto convencería a muchos atletas profesionales para abandonar, pero para Tim, incluso una grave lesión no es nada más que combustible para seguir al pie del cañón” nos cuenta Jim McFarlane, fundador de Endura.

La marca escocesa que viste de llamativo azul turquesa el Movistar Team se quedó impresionada por la fortaleza de unos de sus atletas insignia.

Se dio un paso más allá en la relación de marca y patrocinado.

Endura ha lanzado “The Don”, una línea de ropa de triatleta que pone maillot y culote para ambos sexos.

“The Don” by Endura

“Su elegante diseño azul está embellecido con un patrón geométrico rojo, blanco y azul: un guiño a las tres olimpiadas en las que Tim ha representado al Reino Unido”

El objetivo de estas prendas cosidas a mano es amortiguar los elevados costes médicos que Tim ha tenido que soportar.

A la dureza de las imágenes de su recuperación, se ha unido un factor económico, que por desgracia es determinante.

En Endura quedaron impactados por la estampa de Tim en su estática con el cuello fijado, una de esas imágenes que marcan más allá de lo deportivo, ni siquiera de lo contractual.

Por eso el lanzamiento de “The Don”, por eso Endura quiso estar al lado de su atleta más allá de la gesta y el logro deportivo, porque lo suyo ha sido un camino de vida.

Porque muchas veces nos quedamos en el aspecto, la apariencia, pero el atleta se juega mucho más allá de la competición, la prensa y los rivales. Pone su vida entera al servicio del éxito… y a veces el éxito es tan caro como cruel.

Suerte, Tim.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *